Inspiración del diseño

Las hermosas villas que retratan con precisión la antigua cultura naxi reflejan la fusión de la etnia "han" china con la civilización tibetana. Cada estancia cuenta con tradicionales techos acabados en punta y paredes de piedra. El interior está pintado en un resplandeciente contraste de tonalidades rojizas y doradas que reflejan las influencias de la región.

La arquitectura tradicional está en perfecta armonía con el frenético ritmo de la modernidad en China para crear una dulce mezcla de elegante orientalismo que une a la perfección el mundo antiguo con el nuevo. Con objetos de arte locales colocados con buen gusto para añadir toques finales a cada villa, Banyan Tree Lijiang es la respuesta de la región a un santuario clásico.