1

Montaña Nevada del Dragón de Jade

Participe del sagrado paisaje de la montaña nevada y las costumbres de las minorías locales naxi, yi y tibetana. A 16 kilómetros de Lijiang descansa la Montaña Nevada del Dragón de Jade. Su paisaje cuenta con uno de los glaciares situado más al sur del mundo moderno. Shanzidou, la cima principal de la montaña, a 5490 metros sobre el nivel del mar, parece un gigantesco dragón ataviado de blanca nieve todo el año. Para acceder a la montaña hay que utilizar el teleférico que se dirige a la Pradera del Yak, a medio camino de la cima del glaciar. Con abundantes bosques, en la montaña florecen cada primavera camelias, rododendros y otras hermosas flores, y los pastores conducen a sus reses, cabras, ovejas y yaks a pastar en sus laderas. En otoño, algunos de los pinos se tiñen de tonos ámbar, mientras que las hojas verdes de los árboles de hoja caduca se tiñen de vivos colores amarillo, naranja y rojo pasión.

2

Ciudad vieja de Lijiang

Con más de 800 años de historia, la ciudad vieja de Lijiang existe desde la dinastía Song. Con tres lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y las antiguas escrituras sagradas del pueblo dongba, que forman parte del Programa Memoria del Mundo, la ciudad vieja de Lijiang está atravesada por numerosos canales y vías navegables. Por este motivo, se la conoce como la Venencia de Oriente.