Inspiración del diseño

El resort fue construido para preservar los escenarios naturales como la jungla, dunas, manglares y arrecifes; su diseño refleja este objetivo con serenidad. Para su construcción se utilizaron materiales autóctonos del México Central. 

La arquitectura de las villas, un homenaje al entorno natural de Riviera Maya, integra con fluidez el diseño y las construcciones en los paisajes caribeños. Las puertas, que se extienden de suelo a techo, permiten la entrada de una marea de luz mientras que las pequeñas tejas planas son un reflejo de los colores y los elementos del México contemporáneo. Las 121 villas están cuidadas hasta el más mínimo detalle, con una elegancia interior y detalles de Mayakoba que dan forma a un santuario para el descanso y la relajación.